MENU

¿Trabajar sin cobrar?

-Don’t feed the system that doesn’t feed you-

Esta tarde he estado hablando con una amiga. Al igual que yo, se encuentra en su primer año como autónoma. Me contaba que un par de grandes empresas le han propuesto hacer un trabajo a cambio de “salir por la tele” por que “no hay presupuesto suficiente para pagarle”. Durante un buen rato hemos estado deliberando si debería o no aceptar ese curro. La verdad es que no sé cuál será su decisión final, pero a pesar de lo tentador de la visibilidad que un programa -con un mínimo aceptable de audiencia- puede brindarte… mi decisión estaría tomada desde el minuto uno. ¿cómo un par de empresas que mueven millones al año pueden “no tener presupuesto” para algo que tal vez les costaría (no sé) 400€? Para ellos eso es calderilla, para ella, la mitad del alquiler (sí la mitad, de eso también podríamos hablar… pero esto es un blog sobre fotografía y trabajos artísticos en general.)

Las personas con vocación artística no somos tomadas en serio por la sociedad en general (empezando en ocasiones por nuestros propios amigos y familiares) . Tú: diseñador/a, fotógrafa/o, artista, bailarín/a, actriz/actor, ¿cuántas veces te han pedido algo y te han dicho “Va, ¡si no te cuesta nada! Además… ¡así luego lo puedes enseñar como curro! Luego te invito a unas birras y arreglao’ ;)” -¡JÁH!-

Ahora te pongo en situación, se me ocurre, por ejemplo:

Estás en un supermercado, eres una persona de a pié cualquiera, vas a hacer la compra de la semana y por el pasillo del papel higiénico te cruzas con uno de los cajeros que acaba de empezar su turno, te acercas a él y le dices “oye mira, que no tengo presupuesto para hacer la compra, pero me llevo lo que me hace falta, y a cambio os hago un review de puta madre en mi blog, unos stories con mogollón de hashtags y gifs animados en mi instagram, y un unboxing de vuestro atún en lata en mi canal de youtube. ¡Váis a tener mucha visibilidad! A lo que el cajero responde: ¡Claro por supuesto! todo lo que necesites, es más ¡te llevamos la compra a casa y la subimos a tu ático sin ascensor!.

NO– ¿verdad?. Pues esto es exactamente lo mismo. Si una empresa no tiene presupuesto para hacer “x” proyecto, que no lo haga. Y si su deseo de hacerlo es extremo, al final, encontrará la manera de buscar el presupuesto: recortando en donuts, en ese papel higiénico tan blandito y suave o en la cómoda y absurdamente cara silla de oficina del jefe.

Pero amigos, el tema no es tan sencillo. ¿debo decir siempre NO a un trabajo no remunerado? Pues no, no siempre. La clave está en buscar el origen  y la causa. Y como el mundo está lleno de gente maravillosa, aquí tenemos una mujer, Jessica Hische: diseñadora, especialista en lettering entre otros muchos títulos, que, harta de tener que tomar decisiones de este tipo durante sus inicios, nos ha querido facilitar la vida y ha hecho un diagrama sencillo y claro para poder tomar la gran decisión, pero… creo no le pagaron por hacerlo… 😛  

¿Cómo actúo yo ante estas situaciones?

 Hace mucho tiempo que llegué a esta conclusión: “Don’t feed the system that doesn’t feed you” o lo que es lo mismo, no alimentes al sistema que no te da de comer, y aunque no tengo ni puta idea de inglés, esta frase se me ocurrió así, en inglés. (Por que soy very internashonal yo).

En fin, cuando alguien a quien no conozco de absolutamente nada, me pide una colaboración:

  1. Si es una gran empresa y no va a pagarme por mi trabajo, o quiere racanearme, la respuesta es: NO :). 
  2. Si es una pequeña empresa que está empezando, miro si me interesa lo que hacen, si es así pongo yo las condiciones de tiempo de sesión, tiempos de entrega y total libertad creativa (a no ser que el proyecto que ya tengan en mente me guste) + dietas ¡Qué mínimo!.
  3. Si es una asociación/ong o derivados, si me interesa su causa, lo hago. Como dice Jessica Hische en ese caso: -¡Buen Karma!.

Amiguis, si seguimos aceptando proyectos con condiciones laborales pésimas, o nulas, jamás conseguiremos que lo artístico se tome en serio y cobre como es debido, ya que siempre habrá alguien que acepte trabajar por el fantástico precio de la VISIBILIDAD, y ni eso.

Y vosotros, ¿cómo actuáis ante situaciones así? ¿os ha pasado algo muy loco que queráis compartir?

Os dejo un artículo buenísimo que mi colega Esteban Marín escribió para “Ensayos Urbanos” donde explica toda esta problemática de una manera muy muy gráfica.

COMMENTS: 1
  1. septiembre 27, 2018 by JMAC Reply

    Hay dos conceptos: Valor y Precio.
    El Valor es una cuestión subjetiva en ocasiones, en lo artístico siempre. De cualquier forma, a una actividad se le pueden asociar unos costes de “producción” que hacen no nulo el valor.
    El Precio lo fija el comprador, consumidor… es el monto que estaría dispuesto a pagar por una obra.
    Llevar el Precio a Valor Nulo es una situación catastrófica y en lo artístico un insulto para el creador.
    Hay que afinar en la optimización y en el cálculo de costes para que el Valor parta de un mínimo coherente y realista.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *